Bollitos o Scones

Siempre he tenido ganas de hacer algún tipo de bollito. Las masas tipo bollo y pan siempre han sido cosas que me han llamado la atención pero que hasta hace poco nunca me decidí a hacer. Y la verdad... ahora que lo he hecho, estoy super contenta de cómo quedaron!!!!

Aquí os dejo unos bollitos (scones en inglés) muy tiernos y esponjosos. Una delicia para comer tanto solos, como con salado o dulce!!! Si es que dan opción a todo estos bollitos!!!

Una vez más, ya que iba a hacer esta nueva receta, aproveché para hacer el reto semanal de Sakura Creative Mind.

Ingredientes:
  • 240 gr de harina (yo he puesto un poco más porque veía la masa muy blanda)
  • 3 cucharadas de levadura en polvo
  • 5 cucharadas de azúcar glas
  • 100 gr de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2 yemas
  • 1/4 taza de leche 
  • Un poquito de sal


Elaboración:

Se tamiza la harina junto la levadura, la sal y el azúcar glas; se pone en un bol a parte.

Se corta la mantequilla a trocitos pequeños y se incorpora a la masa anterior. Los aplastamos con un tenedor, por ejemplo, hasta que quede lo más pequeño posible. 

Se mezcla el huevo, las yemas y la leche y se incorpora a la masa anterior. Se amasa pero no demasiado, hasta formar una bolita. Se envuelve en papel film y se deja 15 minutos en la nevera. Yo en mi caso, como mi nevera no enfría mucho, la dejé unos 45 minutos, también fue porque veía la masa aún bastante blanda y quería que adquiriera una textura algo más dura. 

Pasados los 15 minutos, sacamos la masa y la estiramos con un rodillo. En mi caso, yo usé un cortapastas que tenía por casa. No suelen ser muy grandes, pero yo siempre digo que esto va al gusto del consumidor. Hay quienes les gustará hacerlo más pequeño y otros más grande. Así que no pongo ni medidas. El tamaño que yo lo corté era más o menos como el tamaño de la base de una taza, para que tengáis una idea.

Una vez cortados, se pone en una bandeja de horno con papel vegetal, los pintamos con yema mezclada con agua y lo volvemos a dejar en la nevera. Normalmente son unos 30 minutos,  yo los dejé casi 1 hora.

Precalentamos el horno y metemos los bollitos a 180ºC hasta que estén cocidos y morenitos. 

Siendo sincera y dando un consejo... están muy buenos recién sacados del horno. Los dejáis templar unos minutitos y comerlos así templaditos son una delicia. Probad uno nada más los saquéis del horno y ya me diréis!!! :-)

Yo hice varias versiones con los bollitos. Algunos están perfectos solos, así tal cual o bien como acompañamiento perfecto a un vaso de café con leche, un chocolate calentito... son perfectos!!! Otra variante, fue lo que os presento en la foto de aquí abajo. Uno de ellos lo hice con tomate natural, jamón serrano y queso curado, mmmmmmm, muy rico!!! Otra versión más fue con mermelada de pimiento rojo, queso de cabra y anchoas; curiosa combinación también y con su propio encanto por la mezcla de dulce y salado!!! Y finalmente, hice una versión con tortilla de patatas y verdura. Tenéis también esa opción en la pestañita del blog que pone "Tapas", por si queréis echarle un vistazo!!!

Espero que os gusten los bollitos y las mil combinaciones que podéis hacer con ellos!!! Bon apetit!!! :-)








Os dejo aquí otra versión de los scones, por si os interesa ver diferentes variedades. Seguiré probando más tipos. Me gusta experimentar y probar diferentes versiones de una misma receta. Así que... no será la última :-)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada